¡Señor pirotècnic, pot començar la mascletà!

Desde niña conocí,
ese olor tan agradable para mí
que permaneciendo en mi nariz,
para evitar no poder salir.

¿Cómo describir ese olor?
ese humo de distintivo color,
que con fuerza se adentra en mi interior
y hace palpitar fuertemente a mi corazón.

Con estruendo y gran sonido en sus petardos,
que hace despertar al oso en su largo letargo
y ante tal explosión de colorido,
hace despertar al máximo todos mis sentidos.

Y culminando con gran terremoto final,
así finaliza cada singular y especial mascletà,
seguida de numerosos aplausos,
demostrando que a todos ha gustado.

El pirotècnic se muestra entusiasmado,
pues ya que se da por finalizado,
ese esfuerzo de tanto intenso trabajo,
y ... marabunta de gente... se van caminando
.

Comentarios

Esther ha dicho que…
Senyor pirotècnic pot começar la mascletà, y es que somos gente de petardos en estas tierras, nos da igual la mascletà, que la cordà, que un castillo, nos gusta quemar pólvora! Me ha gustado que le hallas dedicado una poesia a parte de nuestra cultura, si señor!

Entradas populares de este blog

Metáfora de la muerte fría

Corazón de armadura

Recordando nuestra infancia