Alcanzaré ese sueño


Alimentaré a mis esperanzas
y seré algún día tan afortunada
conseguiré cumplir mi sueño
que ahora mismo imposible veo.

Lucharé con todas mis fuerzas
remendaré las rotas promesas
y las ilusiones que me hacen
dudar de cada una de ellas.

Alcanzaré el más ansíado abrazo
culminando mi más sueño anhelado
dejando muy atrás todo mi pasado
reinaré en un cielo invadido por esclavos.

Atrás quedarán las envidias
rotas por un corazón enamorado
sonriendo al viento, alzando mis manos
grandes banderas aplaudirán esa gloria.

Y a mis enemigos daré en sus cabezas idiotas
ese gran golpe que les dejará perplejos...
y de repente poder callar sus temibles bocas
quedando sin palabras para criticar.



Comentarios

Esther ha dicho que…
Esta poesia me la autodedico!! olé ahí, eso es tener fe en uno mismo. Sí señor!

Entradas populares de este blog

Hoy me siento Feliz!!

Adiós

Corazón de armadura